CISMA

Desarrollo de las habilidades matemáticas en niños y niñas con trastornos de espectro autista: un compromiso con la equidad educativa en Chile

Aun cuando no hay una cifra oficial que los cuantifique, los niños y niñas con Trastornos del Espectro Autista (TEA) constituyen un grupo importante de personas que requieren y demandan formación escolar, la cual debe ser, naturalmente, de igual calidad que para el resto de los estudiantes. Esta condición neurológica y de desarrollo es reconocida dentro de algunas políticas transversales en educación, como la LGE (Ley 20.370), que declara asegurar la equidad en el sistema educativo, el Decreto 170 para aquello relacionado con el proceso de identificación y asignación de recursos del estado para estudiantes con Necesidades Educativas Especiales, el Decreto 83 referido a las adecuaciones curriculares, y el Diseño Universal del Aprendizaje (DUA), que propende al desarrollo curricular atendiendo prácticas inclusivas. Adicionalmente, el Ministerio de Educación ha implementado una serie de manuales y lineamientos específicos sobre TEA, tanto para padres y madres, como para educadores y educadoras. A pesar de todo lo anterior, los testimonios y opiniones de las agrupaciones dan cuenta que, para efectos prácticos, aún hay escasos avances en esta integración, la cual se ve complicada además por una serie de estereotipos sociales propios del desconocimiento sobre este trastorno, que asume una capacidad matemática superior a priori, y otros mitos que afectan la convivencia e integración de estos niños y niñas en las comunidades educativas.

Dentro de lo específicamente relacionado con la Matemática, dentro de los principales problemas para el trabajo matemático con niños y niñas con TEA está el aspecto de la comunicación verbal, además del déficit observado en funciones ejecutivas, las que pueden manifestarse a través de problemas de memoria y/o planificación/organización, memoria de trabajo, flexibilidad mental, atención y autocontrol.

Así, el presente proyecto apunta como objetivo, el fortalecimiento de las habilidades matemáticas de niños y niñas con TEA. El diseño será realizado bajo un enfoque preferentemente cuantitativo, orientado al nivel preescolar y primer ciclo básico. Por las características de la población en estudio, se realizará muestreo de conveniencia, con un enfoque de muestreo de bola de nieve. Primeramente, se realizará un diagnóstico de un conjunto de habilidades cognitivas (inteligencia, habilidades de conteo, comparación de magnitudes, problemas de naturaleza aritmética, estimación, sentido temporal, problemas con enunciado, lenguaje matemático cotidiano), luego de lo cual se realizarán mediciones mediante eye tracking para estudiar la manera en que se reacciona a estímulos visuales en tareas matemáticas como reconocimiento de patrones emergentes, conciencia temporal, movimientos continuos, transformaciones de cantidades, subitización, entre otros precursores de dominio específico relacionados con el rendimiento en matemáticas, y que están muy relacionados con la etapa de transición concreta/pictórica. Con esta información, se procederá al diseño e implementación de un conjunto de actividades adecuadas a la capacidad observada, las cuales serán diseñadas de acuerdo a estándares reconocidos internacionalmente, recogiendo las prácticas basadas en la evidencia para el trabajo con personas con TEA. El trabajo considerará la acción conjunta en escenarios educativos colaborando en la adecuación curricular, y también en el hogar, lo que permitirá incorporar la dimensión familiar al momento de analizar y contextualizar los efectos observados, los cuales serán monitoreados periódicamente. El equipo de investigadores convoca a especialistas en matemática, psicometría, salud familiar y en educación especial, que permiten cubrir de manera interdisciplinaria, el alcance del proyecto.

Se espera que, con el diseño e intervención mediante estas actividades, se generen cambios observables en los niveles de competencia matemática relacionales y numéricas, como asimismo, la evidenciar la estabilidad de estos cambios a lo largo del tiempo. Dada la diversidad de manifestaciones del TEA (en edad cronológica, edad mental, tipo de trastorno) se ha propuesto un estudio longitudinal que permita ir consolidando evidencia científica suficiente para analizar la estabilidad de los cambios generados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *